Temas

COMUNICACIÓN INTERCULTURAL

La sensibilidad como punto de partida en la comunicación intercultural

Sensibilidad interculturalQuienes poseen buenas habilidades para la comunicación intercultural saben que  cualquier proceso comunicativo está empapado de cultura. Un buen comunicador intercultural percibe durante sus contactos con personas de otras culturas valores y formas diversas de ver el mundo  y, si ello puede dar lugar a un conflicto, procura reaccionar con flexibilidad, intentando evitarlo o bien tratando de gestionarlo de forma constructiva.

En una buena comunicación intercultural interpersonal la comprensión mutua depende, pues, de la capacidad de percibir y de la forma de reaccionar ante las diferencias o, lo que es lo mismo, depende en gran medida de la sensibilidad intercultural.

El modelo de desarrollo de la sensibilidad intercultural de Milton J. Bennett explica nuestras reacciones ante las diferencias culturales y muestra cómo la sensibilidad intercultural se desarrolla gradualmente atravesando diferentes fases. Se pueden distinguir seis etapas, tres de ellas etnocéntricas (negación, defensa y minimización) y otras tres denominadas etnorrelativas (aceptación, adaptación e integración) según nuestro grado de percepción de las diferencias culturales y nuestra forma de reaccionar ante ellas:

Modelo de desarrollo de la sensibilidad intercultural

Etapas etnocéntricas

  1. Negación. Se reconocen las diferencias culturales más fácilmente observables como puede ser la existencia de diferentes horarios, festividades, comidas, formas de vestir, etc., pero no otras formas de ver la realidad, por lo que se niegan las diferencias que se dan a niveles más profundos que lo meramente externo.
  2. Defensa. Las diferencias culturales se perciben pero se conceptualizan a nivel superficial considerándolas amenazantes. Se es crítico con las demás culturas en términos negativos pero no con la propia y esto da lugar a una actitud de superioridad y defensa ante lo diferente que suele ir acompañada de estereotipos negativos, prejuicios o actitudes discriminatorias.
  3. Minimización. Se perciben las diferencias culturales pero se trivializan en pro de las similitudes con lo propio. Se piensa que los valores, las formas de comportamiento o el modo de relacionarse con otras culturas obedece a principios universales y que estos se corresponden exclusivamente con los de uno mismo.

Etapas etnorrelativas

  1. Aceptación. En esta etapa se reconoce la diferencia cultural y su conocimiento se considera necesario para comprender las interacciones entre las personas. Se aceptan diversas visiones del mundo así como otros comportamientos y valores. También se reconoce que el comportamiento comunicativo varía entre las distintas culturas. No obstante, la aceptación de la diferencia no implica estar de acuerdo con ella.
  2. Adaptación. Las personas en esta fase se desenvuelven entre varios marcos culturales y son capaces de cambiar su perspectiva cultural y su comportamiento de forma culturalmente adecuada. Se incorporan nuevos estilos comunicativos. Existe empatía, es decir, un esfuerzo por comprender las diferencias de los demás desde sus propios puntos de vista.
  3. Integración. Se produce un esfuerzo por integrar diversos marcos culturales dando lugar a uno nuevo mediante un proceso de redefinición constante de la propia identidad.

El concepto de desarrollo de la sensibilidad intercultural refleja que nuestra percepción es selectiva y flexible y que nuestra sensibilidad es capaz de reformularse progresivamente en función de las nuevas experiencias. También pone de manifiesto que únicamente somos capaces de impulsar la empatía, la receptividad y otras actitudes importantes para que se produzca una comunicación intercultural eficaz a partir de cierto nivel de sensibilidad intercultural, o dicho de otra forma: la comunicación intercultural comienza por el desarrollo de la sensibilidad intercultural. 

Ello exige una reflexión sobre el modo de diseñar acciones didácticas y formativas, su tipología, contenidos y secuenciación así como sobre formas sensiblemente adecuadas de integrarlas en currículos, programas y asignaturas. Esta reflexión debe partir de nosotros mismos, formadores y docentes, comenzando por ampliar o modificar nuestra forma de percibir la realidad a fin de ser capaces de reconocer los obstáculos a los que nos enfrentamos, las capacidades que debemos desarrollar y decidir las estrategias que sería conveniente aplicar en cada situación

“… el desarrollo de la sensibilidad intercultural hace a las personas más humanas, más tolerantes aceptando las diferencias y, sobre todo, más abiertas al dialogo con personas que poseen otras ideas. Quienes están en el viaje de la sensibilidad intercultural contribuyen a una mejor comprensión, a un mundo armonioso y a la paz.”

Bhawuk, D. P. S., Sakuda K. H., y Munusamy V. P. (2008) Intercultural competence development and triple loop cultural learning. En Soon Ang inn Van Dyne Hadbook of cultural intelligence; theory measurement and application, Armonk, NY: M. E Shape. (342-345).

Crédito de la foto: Beppie K via photo pin cc

¡Comparte!

    8 comments to La sensibilidad como punto de partida en la comunicación intercultural

    Leave a Reply

      

      

      

    You can use these HTML tags

    <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>